Páginas

domingo, 13 de septiembre de 2015

Peque.

Segundo partido con diferentes colores, en diferentes partes del campo, diferentes banquillos, diferentes objetivos y metas. No me acostumbro. Es raro enfrentarse a ti, aunque lo de hoy no sé si se puede contar como enfrentarme, cuando cada vez que salías al campo las otras 9 jugadoras me sobraban.
Será que no sé separar eso, la típica frase de "en la pista no hay amigos" no es para mí. Será que para mí la familia está por encima y no puedo separarla de mi. O que no soy profesional, yo qué sé. Pero no sería capaz de verte anotar una canasta, aunque sea en mi cara, y que no se me escape sola la sonrisa. Si es que se me escapa sola!!
Si es que eres mi debilidad, mi pequeña, mi abrazo fuerte, mi horas y horas hablando, mi sacar fuerzas de donde sea, mi mejor versión, mi momento justo...
No puedo separarte en el campo. Tú estás por encima. Y quien no lo entienda tiene un problema, porque significa que no sabe lo que se siente al tener a una persona así.
Y es un puto orgullo que un rival te diga que da gusto jugar contra ti porque eres buena jugadora, educada y limpia. Es tan grande que yo no cabía en todo el pabellón esta tarde cuando me lo han dicho. No hay mejor satisfacción que esa, que hablen así de bien de ti. Es lo mejor que podían darme. Eres lo mejor que podían darme, pri :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario