Páginas

domingo, 31 de octubre de 2010

Lo conseguiste.


No me lo puedo creer, te juro que aún estoy atónita!!
CAMPEÓN DE ESPAÑA!! Mi primo es campeón de españa en triatlón!
Tanto esfuerzo ha valido la pena, ahí tienes tu recompensa. Ahora a recuperarte bien, y a seguir cumpliendo sueños y dándonos alegría a tu familia!!
Te quiero, y si ya estaba orgullosa de ti, imagínate como estoy ahora!! EUFÓRICA!

sábado, 30 de octubre de 2010



Mañana a las 7 de la mañana comienza el triatlón en Ibiza. No sé como estarás para competir. No sé ni siquiera si podrás hacerlo, si podrás empezar la carrera. Estás jodido, bastante jodido. Y nunca te había visto así.
Confio en tí, confio en que harás todo lo posible por conseguirlo, no solo por empezar, sino por ganar. Y confio en que serás capaz de hacerlo. Confio más en tí que en mi misma.
Eres un gran deportista. Te has crecido, y te has superado a ti mismo.
Te admiro, y te admiro desde hace ya muchos años, antes de que empezaras a lograr cumplir tus sueños. Porque sé que esto son sueños para ti. Que el deporte es tu vida, y que vives de él (cosa que no todo el mundo puede ser capaz de cumplir).
A pesar de lo que pase mañana, sea positivo o no, estoy orgullosa de ti. Y estoy orgullosa de formar parte de tu familia, de que seas mi primo, de parecerme a ti, y de que siempre dijeran que éramos hermanos.
Estoy orgullosa de ti, y no voy a dejar de estarlo si mañana no consigues empezar la carrera.
Sé que será duro, porque si ahora estás jodido por estar lesionado, no me quiero imaginar mañana si por lo que sea no compites...

Suerte, toda la suerte del mundo desde aquí. Tu familia está contigo aunque todos no podamos haber ido a ibiza.
Te quiero, te queremos Alfonso.

viernes, 29 de octubre de 2010

No sé si soy yo que tengo demasiadas ganas de salir, de divertirme, de olvidarme de todo (de esta mierda de vida que tengo ahora mismo) o son ellas que no quieren salir como yo...

Y es que cada fin de semana llega la misma historia, y me toca volver ha apañármelas para hacer algo. Porque cuando no son pitos, son flautas... pero hace mucho que no salgo con ellas y no estamos mirándonos las caras en silencio.


[Monotonía, como te odio JODER]

jueves, 28 de octubre de 2010

volver.

Hoy será un día grande. Los recuerdos estarán en el aire, y habrá una sonrisa dibujada en nuestros rostros con un comentario cada dos pasos.
Volvemos, volvemos al lugar donde estuvimos cada día durante más de 15 años.
Volvemos a Carmelitas, volvemos a nuestro cole :)

Gracias Ana.Tq.

martes, 26 de octubre de 2010

Neus.


Sonrio al pensar que eres feliz, que tu risa es sonora en cada esquina, que tu mirada ya no se pierde en un horizonte silencioso y que aunque pueda parecer duro, has superado tu miedo. Has superado tu miedo al amor, lo has superado y no solo eso, sino que te has enamorado. Y te has enamorado de una persona que no solo te corresponde total y absolutamente, sino que BABEA por ti. No todos tienen ese tesoro. Así que consérvalo, consérvalo cuidándolo cada día como si fuera el último. Y sigue siendo feliz, sigue siendo feliz y sigue haciéndome sonreir a mí por ello.

Te doy la enhorabuena, por conseguir hacerme feliz con tan poco :)

lunes, 25 de octubre de 2010

En la vida real el príncipe sale con la princesa equivocada…

La verdad siempre sale a la luz, es una de las reglas fundamentales del tiempo.

7.

El día que fabriqué nubes, el cielo se tiñó de blanco y la luz era reflectante,
Las calles se impregnaban de un olor intensamente dulce (como el de un pastel recién sacado del horno).
Me hacia sentir libre, la adrenalina subía con cada soplido, absorta por la sensación que me hacía sentir.
Soplé y soplé hasta desmayar perdida entre la espesa niebla que había creado...

Doce...#

Ella prefería soñar,
en sus sueños existía un mundo libre,
soñaba con la igualdad y el amor,
en ese mundo no existían la pobreza ni la riqueza
y palabras como odio y rencor nunca existieron.
Ella prefería soñar.
Y no vivir la angustia, la soledad, el desprecio
de una sociedad con prejuicios absorta en el egoísmo.
Ella prefería soñar...

martes, 19 de octubre de 2010

Días marcianos...o plutónicos, vete tú a saber!

Solía escribir mucho. Bastante, incluso a veces se podría decir que demasiado.
Mi madre siempre me decía que me quitaba mucho tiempo, hasta que el árbol dio su fruto, y el primer premio de literatura llegó.
A medida que el tiempo avanzaba, la situación cambió.
Habían cosas en mi vida que no quería olvidar, y las escribía constantemente.
A veces nos obsesionamos con cosas que no podemos cambiar y les damos una y dos y mil vueltas hasta que llega un momento, en el que la obsesión se ha apoderado tanto de ti que te das cuenta de que no puedes cambiarla.

Martes con mi viejo profesor.

¿Recuerdas lo que te dije de encontrar una vida llena de sentido? Lo escribí, pero ahora lo puedo repetir de memoria: Dedícate a amar a los demás, dedícate a la comunidad que te rodea y dedícate a crear algo que te aporte un norte y un sentido.

Y luego, desaparecí... (2008)

Fue ahí cuando me di cuenta de que no podía ser rival del tiempo con las mismas condiciones. Tirada en mi cama, mientras las lágrimas caían, haciendo cada vez más evidente la tristeza en mi interior invadida y desolada, dejando mi vida en un mundo oscuro.
No entendía nada. Miraba al cielo en plena oscuridad esperando que lo imposible ocurriese y poder dormir pensando que todo estaba bien.
Esperé, y no me canso de esperar. Tengo la sensación de que no será en vano. Esperaré hasta el último de mis días y si ese momento no llega, exhalando mi último suspiro te diré adiós por primera vez.
Dicen que el tiempo poco a poco se adueña de ti. Que termina controlándote. Dejas de sentirte vivo y sin darte cuenta, mueres espiritualmente.
Puede que sea eso lo que me ocurra o tal vez solo soy la melodramática de siempre con doble dosis de dolor.
Ha pasado mucho tiempo. En mi opinión para esto no hay tiempo que marque el fin, sino un antes y un después que es el comienzo. Tras él, tan solo el yo mismo entiende lo que ocurre. El dueño de tus pensamientos. El pañuelo de tus llantos. La fuerza asolida para continuar.
¡Son tantas las preguntas que nadie te sabe contestar!
Soy de esas personas que intenta sacarse teorías a si misma. Teorías que no me hace falta que nadie crea mientras yo pueda darles mi significado o darles un sentido que me ayude.
Cinco directas. Seis o siete indirectas. Y seguirá aumentando el número a medida que el tiempo avance y será algo contra lo que no pueda luchar.
Me volveré a sentir inservible de nuevo y esa sensación de vacío infinito aumentara en mi interior, alimentándose de desgracias y fechas en las que llorar, de momentos por recordar que intentas nunca borrar de tu memoria.
Dicen que el destino esta escrito en el momento en el que nacemos. Es como la religión. Fe absoluta en la palabra. Sin pruebas. Tan solo el creer o no creer. No se puede creer a medias ni tampoco a veces. Es una espiral que te planteas en momentos clave de tu vida.
Escribía para relajarme, ahora escribo por necesidad. Tan solo el papel no me pide explicaciones ni un porqué. Tan solo él me guarda mis secretos. Tan solo él sabe como me siento a las tres del día veintidós de agosto o como me siento los lunes por la mañana a tercera hora de clase. Tan solo él me conoce y con él no tengo miedo de mostrarme tal y como soy.
Dicen que la inspiración llega, que hay musas que la hacen llegar.
La inspiración también se busca.
Cada uno sabe dónde se siente mejor, dónde todo le sale solo, y pensando en qué o quién va a derrochar palabras a bocajarro.
Dicen que cada uno es dueño de su destino. La vida perfecta no existe.
Las imperfecciones son aquellos matices que cambian las sensaciones de un momento u otro.
Son lo que nos hace especiales para los demás, o simplemente, lo que nos hace diferentes. Cada uno lleva en si mismo un mundo por el que luchar.
Alguna razón que otro no tiene o siente. Amigos, familia... incluso un simple sueño.
No es la primera vez, ni será la última, que me miren, me abracen, y sobren las palabras.
Fue ahí cuando me di cuenta de mis razones para continuar en esto a lo que llamamos día a día.
Aquellas razones que encuentras a los dos años y te acompañan día a día durante los catorce contiguos. Aquellas, que después de todos, siguen aun más. Aquellas que te demuestran que te quieren, y no con palabras, sino con hechos. Aquellas que te prestan su hombro cuando notan que algo va mal y sin decirles nada te dicen "¿Ves? Estoy aquí, nunca te dejare sola". Aquellas que te aguantan una y otra, y otra más. Las que cuando naces comienzan a cuidarte y mimarte.
También a las que ves nacer y sientes que debes proteger. E, incluso, las que se marcharon. Aquellas que quisiste, quieres y querrás, a las que les dedicas tus triunfos y las que recuerdas con dolor. Las que, sin darte cuenta, te quitaron un poquito de corazón, para llevárselo allá donde fuesen, lejos del dolor, un poquito de vida al acabar la suya.
Las injusticias solo las vemos cuando nos afectan a nosotros mismos. A veces somos, incluso, meros espectadores de la historia.
Otras, protagonistas. Todos queremos serlo de nuestra historia. Pero es cuando nos paramos a pensar cuando nos damos cuenta de que no podemos hacer ningún cambio. Lo que pensamos, es pasado, y ya no tiene solución alguna.
Una amiga siempre me decía "Nunca te arrepientas de nada, no vale la pena arrepentirse de algo que ya no se puede cambiar".
¿Para qué sirve entonces el arrepentimiento en si?
Soy como una huella, que al andar poco a poco disminuye y carece de sentido propio.
Perdida en lo abstracto. Atrapada en mi mundo perfecto sin saber cómo o porqué y con quién y hacia dónde.
Intento descubrir mi camino pero al mirar al frente compruebo que no existe tal sendero.
Mirar atrás y que la nostalgia ataque en un burdo acto de recordar y no sentirte culpable.
No podía evitar que asaltaran los recuerdos, cada uno con información cruel.
Recordar que existió la felicidad y las sonrisas. Recordarlo todo.
De ese modo se fundían en mi mente la visión y el dolor de lo real, lo imaginado y lo recordado.
Pero todo llegó a su fin. Desapareció la felicidad, la sonrisa y todo lo bueno acabó transformándose en llantos a todo momento, en porqués sin razón…
Ya no creía en el poder de la palabra. Nunca salvaba nada.
Decidí dejar de sentir para así poder continuar.
Y tan solo mirarme al espejo, y, comprobar que, a pesar de todo, sigo siendo yo misma.
Había acabado creyendo únicamente en el tiempo.

Más pasado... ( II )

24.Febrero.2009
A veces me pregunto qué hubiera pasado si hubiese escogido otro camino, el camino por el que dudé pasar y terminó quedándose en el olvido, aparcado en una plaza del pasado.
A veces tomamos decisiones de las que no estamos completamente seguros si saldrán bien.
[b]Las oportunidades cambian nuestras vidas, incluso las que dejamos pasar (El curioso caso de Benjamín Button)[/b]
A veces, ni nos damos cuenta de ello. Sin embargo, siempre, al pasar un tiempo, hay algo, por mínimamente pequeño que sea, que te hace darte cuenta de aquella decisión, y vuelves a aquel aparcamiento del pasado.
No somos capaces de controlar nuestros propios pensamientos, y cuando alguien sea capaz de ello, que me diga el truco.
Nunca se le pude culpar a alguien de pensar, pero sí de forzar un pensamiento.
A veces no nos damos cuenta de las cosas a las que hemos renunciado por otras.

Hoy lo he pensado, todo ello, lo hecho y lo que se quedó sin hacer.
Lo renunciado y la renunciación (no sé si me estoy inventando palabras)
Últimamente no doy una… Aunque parece que las aguas, vuelven a su cauce. Y ahora con más ganas que nunca necesito continuar con esto.
Nunca algo había sido tan imprescindible para mí. Nunca, en mi vida, había habido algo tan crucial. Y ahora que lo tengo, no quiero soltarlo jamás.
Se le llama felicidad.

Más pasado...

21.Enero.2009
A veces no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que peligra su continuidad. Tenemos el don de cagarla cuando menos oportuno es hacerlo y solemos pedir perdón cuando ya es algo tarde para ello.
Sí, admitimos haberle dado muchas vueltas a la cabeza, haberlo pensado mucho, pero no nos damos cuenta de ello hasta que el pepito grillo del corazón nos tira un papel a la cara y nos dice “¿pero qué coño crees que estás haciendo, idiota?”.
¿Ahí? ¿Ahí es cuando se supone que debemos reaccionar?
La verdad, y por mucho que duela, es que NO.
Deberíamos aprender a apreciar las cosas tal y como nos vienen, sacarle lo positivo a lo negativo, todo desde el primer momento en el que aparecen. Joder, disfrutar de esto a lo que llaman vida!
Quien sabe si mañana se acabará, y si alguien te va a recordar cuando tú ya no estés.
Siempre me lo he preguntado.
Me doy cuenta de lo que tengo, que sí, vale, tiene algún que otro percance, pero supongo que todos tienen percances. Pero mi madre intentó enseñarme de pequeña, que sacando lo mejor de cada uno, lo mejor de todo, incluso lo positivo de lo negativo, conseguiría ser feliz. Y la veo a ella, y sí, sé que se puede conseguir.
Entonces me vuelvo a mirar a mi. Todo lo que un día fui, todo lo que un día dije o hice. Hay cosas de las que no me siento orgullosa, muchísimas cosas, y cosas que ahora, simplemente, no tienen solución. El arrepentimiento es un puto sentimiento que me gustaría borrar de mi cabeza, pero por suerte o por desgracia, no tengo ese don.
A veces te planteas qué es lo que debes hacer con tus días, y, para que mentirme a mi misma, yo no he llegado a ninguna conclusión.
Me obsesioné en demasiadas cosas a la vez que no llegaron a ninguna parte.
Ahora que mi forma de ver las cosas ha cambiado, no pienso dejar que vuelva a cambiar.
Y como dijeron en una canción “Disfruta lo que tienes antes de que se te escape porque muchos se arrepienten y ya es demasiado tarde”.



Apreciando cada día un poquito más las cosas que me rodean.
Aprendiendo a sonreír en los malos momentos y con los malos recuerdos.
Esto se basa en saber controlarte a ti misma, cuando consigas eso, habrás conseguido la mayor parte.

Vivo tantos momentos en que detendría el tiempo, y otros en cambio me hacen sentir tanto tanto miedo…

domingo, 17 de octubre de 2010

Ocho letras, o tres, depende de quien lo nombre...

Ayer me demostré a mi misma que no jugábamos en un mismo juego, pero sin embargo es un juego que no nos hace daño a ninguno de los dos.
Ayer lo comprobé. Comprobé que no existen los sentimientos de dolor, y que por lo tanto, esto es totalmente sano...
Quizás hubo un día que llegué a pensar que me dolería en cierto momento, pero mira, me equivoqué. (Y DOY GRACIAS A ELLO!)
Estamos agusto, o por lo menos pareces estarlo conmigo, y por supuesto que yo lo estoy contigo. Me gustan tus besos, me gustan tus tonterías, tus intentos de pique (que tú siempre consigues y yo nunca!),tus miradas cuando todos piensan q no nos miramos, tus explicaciones innecesarias, tus escapadas, nuestras fotos, nuestros bailes, nuestros momentos... aunque sean pocos, cortos y solo de vez en cuando :)

Me gusta, me gusta como me haces sentir.
Si al final te voy a pillar cariño, collejitas!

jueves, 14 de octubre de 2010

Esto ya no es normal!

Y si te contara el sueño que llevo teniendo toda la semana desde el martes... jajajaja ai señor, me estoy volviendo loca!!!!! A ver si este sábado dejo de estarlo o continuo en mi locura xD

martes, 12 de octubre de 2010

Erre.

Y es que, a pesar de la distancia, tengo la certeza de que al asomarnos a la ventana estaremos contemplando el mismo cielo...
Son las 6 de la tarde de un martes 12 de octubre. A pesar de ser martes, parece ser domingo.
No paro de mirar tuenti a ver si cierto personaje que me manda mensajes raros a las 10 de la mañana se conecta.
Llueve tras el cristal y el frío está empezando a volver.
Me pregunto cuántas veces habrá llovido siendo día 12, y si solo es coincidencia, o eres tú quien lo provoca para hacernos ver a los que aquí abajo aún te recuerdan que también tú piensas en nosotros.
Muchas veces me gustaría que me contestaras al preguntarte. Que después de mi pregunta hubiese algo más que un silencioso vacío.
Creo que nunca voy a ser capaz de dejar de hablarte. Seguiré sintiéndome loca el resto de mi vida por ello, pero seré una loca consciente de su locura.
La lluvia aprieta. Las gotas caen con más fuerza sobre la repisa de mi ventana y el suelo de la calle se oscurece cada vez más, dejando con su color natural lo que aun queda por debajo de los coches aparcados. Los toldos de mis vecinos se mueven con rapidez.
Escucho Akon - come back 2 me.

Te echo de menos, y lo noto cada día.

lunes, 11 de octubre de 2010

Recordando...




Abro ahora aquella caja, aquella caja que encierra sentimientos, que oculta mentiras y tal vez algo de dolor, pero que también hace que no olvide buenos momentos, hace que siga viviendo alegrías...
Ella contiene gafas de sol amarillas, con las que vi el mundo por primera vez tras un cristal tintado (posiblemente de muy baja calidad, pero regaladas con mucho cariño y aprecio). Contiene miiiiiiiles (cientos seguro que sí sin exagerar) de escritos, de papeles con dibujos, de reflejos de mis antiguos sueños, ilusiones y amistades (pasadas y presentes), cartitas...
Un folleto de canciones de misa de esos que nos daban en el cole, de esos que nunca mirábamos para cantar porque las letras eran más que un padre nuestro en aquellos tiempos para nosotras.
Un juguete del McDonal's sin fecha, el coche azul de la peli Cars, la chica :)
Muchas, muchas fotos de F.Torres. Alguna de Borja Jiménez y de su equipo (Camptel) del poli.
Una carta de 3 hojas por delante y por detrás de caterina!(no tiene tiempo no!)
El recuerdo de comunión de mi peque.
Un abanico amarillo, con cincuenta nombres y Les Folloneres en grande de las primeras fiestas que disfruté siendo "Comparsista". El programa de fiestas del 2006, y el orden de desfiles.
El calendario de exámenes de septiembre de 2006.
Un poster a tamaño real de Juan José Ballesta (en sus años mozos!)
Fotos de algún que otro ex...
El lazo que había puesto en las sillas del convite de la boda de mi primo Santi.
Un antifaz del fin de año 2005 y de 2006.
Pulseras de bolitas de aquellas que hacía yo!
Entradas del oceanográfic y la ciudad de las artes y las ciencias de Valencia.
Un chupete de caramelo (que estará más que caducado)
Los cigarrillos que repartí en mi comunión! (Jajajaja)
Un collar, más fotos, más pulseras.
Notas de trimestres, de finales.
Redacciones, el cd donde están las canciones del examen de ed.física de baile con conchi, la etiqueta del primer sujetador que tuve!Una entrada del cine de la peli CARS, la declaración de mis sentimientos a mi primer amor jajaja (2001!!!),la letra de la canción de un día de la madre (año sin averiguar), folletos de concursos de cuentos, un folleto de una conferencia de escritores, donde conocí a Nuria Masot, una tarjeta de cierto personaje al q hubiera querido nunca conocer, la primera carta de mi vecino Perea con fotos y todo, tarjetas navideñas, un final opcional de un cuento que escribí (madre mía, hasta finales opcionales que hacía yo, y ahora no me sale un cuento de más de 10 folios!), un paquete de tabaco vacío, muchos llaveros, un silbato con forma de pene, más y más etiquetas de marcas, más y más fotos, más y más pegatinas, la entrada del partido del real madrid que vi, la entrada del tour por el bernabeu,un paquete de fortuna vacío, una tarjeta del metro de madrid, una etiqueta del atlético, un mechero de cogollos, una pulsera china (imagino q de una cena en el chino xD).
La carta de mi 10 cumpleaños de Ángel!
Colgantes, imanes, más fotos, chapas, anillas,más pegatinas, más collares, más llaveros, arena en la caja que no sé a qué se debe..

Ella contiene tesoros, tesoros de tres años de mi vida. (Y de alguno más pasado)

Y como siempre pasa al abrir una caja, luego no cierra. Así que voy a pelearme con los recuerdos, que prefiero que vuelvan a quedarse ahí dentro. Por el bien de mis ojos que empiezan a estar rojos de tanto llorar!!!

viernes, 8 de octubre de 2010

Porque en el fondo tengo dos madres y una hermana pequeña :)


Las 3 mujeres más importantes de mi vida :)

domingo, 3 de octubre de 2010

S I E T E


Porque cada día que pasa me doy más cuenta de que teneros a mi lado es lo único que realmente le dan un sentido a mis días.

viernes, 1 de octubre de 2010

Quizás ( IV )

Quizás no quiera ver que no tengo el nivel, tal vez sea eso.
Lo intenté, juro que lo intenté! Y lo sigo haciendo, sigo intentándolo, sigo luchando por ello, tirándome al suelo por un puto mísero balón, o por un pase... joder nadie puede recriminarme que no lo he intentado.
No he podido, no lo he conseguido y no hay persona que sufra más por esto que yo. Al resto del mundo le daría igual, o por lo menos no le jodería tanto. La gente no valora salir al campo 3 minutos, o poder calentar en un partido. Yo sin embargo aprendí a valorar eso, aprendí a valorar lo que se tiene, y por lo que un día luché y gané (o tal vez no tuve la opción de perder).
Quizás, y solo quizás no he podido dar más de mi. No he conseguido llegar al nivel, ni tan siquiera dándolo todo.
Qué triste no? Luchando al 100% no llegar al nivel que te exigen...

Esta es posiblemente una de las entradas más sinceras que podrán haber en este blog y probablemente la que menos quiera volver a leer.
Esto duele, y duele como no pudo doler el año pasado. Duele, porque este año SÍ que pensaba que merecía tener recompensa después de tanta lucha sin descanso.
En todas las guerras existen paréntesis. En mi guerra no solo no existió, sino que tiré las armas con las que defenderme subestimando al enemigo.
Sí, lo subestimé. Subestimé al enemigo, y también al jefe.
Pero como todo en esta vida, uno manda, otros obedecen. Y me toca acatar decisiones, aunque no me gusten, aunque tenga que aguantar las lágrimas y respirar hondo contando hasta mil (he llegado al punto que contar hasta 10 no sirve, ni tan siquiera hasta 100).
Ahora, ahora me toca seguir, seguir entrenando, seguir esforzándome, seguir luchando, y aprovechar (sí, aunque suene muy rastrero), aprovechar el fallo del otro, y no solo aprovecharlo, sino que intentar beneficiarme de él. Intentar que ese fallo sea más grande o simplemente que mi acierto sea más grande que ese fallo.
La esperanza no se pierde, y yo no voy a perderla de tener la oportunidad que esta vez sí que creo merecer en el equipo.

Y aunque hoy este todo negro y solo me apetezca llorar y compadecerme de mí misma por no haber conseguido la única meta que tenía este año (y sentirme como un absoluto fracaso), espero que mañana (y quien dice mañana dice dentro de un mes, o dos...) todo sea un poco menos negro, y que pase de gris a otro color más alegre, y poder llegar a tener mis minutos de gloria en el campo...

Buenas noches, aunque malas (penosas) para mi.