Páginas

martes, 11 de junio de 2013

Pequeña.

No puedo no pensar en ti, en mañana, en lo que te va a costar dormir esta noche...
En el fondo yo también tengo miedo. Miedo de que lo des todo,  como estás haciendo,  de que lo des de esta manera y ni siquiera por esas funcione.
Tengl miedo de no poder servirte de ayuda, de no poder darte una solución. Miedo de que te hundas, de que no veas el final del camino, el principio del otro camino...

Siempre he dicho que confiaba en que serías capaz. Confío,  está claro. Más capacidad de superación que tú no tiene nadie y me enorgullece pensar en ello, en que puedo aprender de ti, en todo lo que te queda por enseñarme. Luego piso el suelo, soy realista por una vez y veo la dificultad,  veo lo jodidamente alto que está y no encuentro la solución correcta, la tecla exacta. Y me jode, no sabes cuanto no poder hacer nada.
Sentirme impotente de ver que te estás matando, que o llega el jueves pronto o te va a dar algo y algo serio, y que aún así será muy muy difícil...
Siendo realistas San Juan se acaba de trasladar a la otra punta del país y Murcia acaba de convertirse en un hotel para ricos en una isla paradisíaca.
Siendo optimistas habrá poca gente que quiera estudiar fisio y bajará la nota de corte.

Siendo lo que sea, has hecho un año excelente,  repito EXCELENTE.
Las circunstancias de la vida no podemos controlarlas. Y sé que es injusto que te haya tocado a ti pero las piedras que se nos ponen en el camino nos hacen más listos a la hora de seguir andando. Y esto servirá para algo.
Eres una triunfadora. Y estoy orgullosa de ti. SIEMPRE lo voy a estar Patri, siempre.  Pase lo que pase en estos tres días y el resto de nuestras vidas.

Tienes toda la suerte de la familia, las velas de Italia y las antorchas de Francia, por si sirven :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario